miércoles, 17 octubre 2018
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

Política monetaria y materias primas: cara y cruz

31 de julio de 2018. 12:21h Johan Gallopyn
  • Política monetaria y materias primas: cara y cruz
  • Política monetaria y materias primas: cara y cruz

Las reuniones de los bancos centrales en EE.UU. y la zona euro ofrecieron más claridad sobre el futuro de la política monetaria. Como se esperaba, la Reserva Federal implementó su segunda subida de tipos de interés de 25 puntos básicos de este año y dibujó una fotografía positiva de la situación económica. Lo más importante es el cambio en las expectativas, ya que la mayoría de los miembros de la Fed esperan ahora un total de cuatro subidas este año en lugar de tres. Este es el escenario que el mercado ya había descontado, pero su confirmación, junto con los comentarios que la acompañaron, fue vista como una posición menos flexible que las anteriores. El Banco Central europeo anunció que reducirá su programa de compra de activos desde octubre hasta diciembre a 15.000 millones de euros mensuales, tras los cuales terminará. En relación al calendario para la primera subida de tipos de interés, las previsiones del BCE siguen siendo muy prudentes. Se espera el primer aumento después del verano de 2019, algo más tarde de lo que el mercado había anticipado hasta ahora. El Banco Central de Noruega fue muy claro en que probablemente subirá los tipos en septiembre. En cambio, el Banco de Inglaterra puede dar este paso en agosto.

A pesar de que han regresado las tensiones comerciales, las incertidumbres políticas en la zona euro y la postura acomodaticia del BCE, el euro se fortaleció frente a la mayoría de divisas el mes pasado. Frente al dólar, el euro permaneció virtualmente sin cambios durante el mes pasado, pero en el segundo trimestre la divisa americana ha subido un significativo 5,3%. La libra británica cayó ligeramente en junio, a pesar de la postura más agresiva del Banco de Inglaterra. Las negociaciones del Brexit siguen siendo muy difíciles. Las divisas vinculadas a las materias primas también bajaron como resultado de la debilidad de los precios de estas. La Corona noruega se fortaleció después de que el banco central confirmara que los tipos de interés probablemente subirán en septiembre. El yuan chino perdió bastante terreno, especialmente frente al USD, con la divisa china alcanzando niveles mínimos desde comienzos de año. Las tensiones comerciales con EE.UU. y las señales de menor crecimiento lastraron el sentimiento. Se espera que el banco central de China comience a flexibilizar su política monetaria, pero existe la posibilidad de que China utilice la depreciación de su divisa como un arma en su disputa comercial.

Pero no solo acaparan titulares Estados Unidos y China. En el entorno de las materias primas el petróleo acaparará la atención. La OPEP y Rusia casi eliminaron las restricciones de producción introducidas a principios de 2017 al anunciar la producción de 1 millón de barriles diarios adicionales a partir de principios de julio. Sin embargo, el precio del petróleo subió a poco menos de 80 dólares el barril, dado que el anuncio en gran parte se esperaba. En la práctica, la producción adicional solo debería ascender a 600.000 barriles ya que la mayoría de los productores -con la excepción de Arabia Saudí- tienen muy poca capacidad disponible (3 millones de barriles diarios, de los cuales 2 millones de barriles en Arabia Saudí, según la AIE). El hecho de que la OPEP y otros productores aún puedan llegar a una posición común también respalda los precios del petróleo. Estados Unidos ha presionado a Arabia Saudí para que utilice su capacidad adicional para compensar la pérdida de producción de Irán como resultado de la renovación del embargo. Los metales industriales tuvieron un mes débil (GSCI Industriales -5.1%). Esto se debió a una serie de factores: señales de un crecimiento más lento en China (el mayor demandante de metales), un dólar fuerte y el conflicto comercial creciente, que podría llevar a un crecimiento mundial más lento. El precio del oro tocó brevemente el nivel de 1.300 dólares por onza en junio, pero sufrió una fuerte caída en la segunda mitad del mes tras la revisión alcista de los tipos de interés por parte de la Fed.

Johan Gallopyn, Investment Desk Analyst en Bank Degroof Petercam