DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Martes, 21 de mayo de 2024
D
D

Opinión

Fundamentos sólidos, pero también vulnerabilidades

La economía española ha entrado en una fase de desaceleración, pero eso no significa que estemos a las puertas de una nueva crisis. Puede que ya no contemos con el impulso adicional de los “vientos de cola”, pero los fundamentos básicos sobre los que se sustenta el crecimiento se mantienen inalterables. Durante la etapa de […]

Dirigentes Digital

24 sep 2018

La economía española ha entrado en una fase de desaceleración, pero eso no significa que estemos a las puertas de una nueva crisis. Puede que ya no contemos con el impulso adicional de los “vientos de cola”, pero los fundamentos básicos sobre los que se sustenta el crecimiento se mantienen inalterables.

Durante la etapa de recuperación no se han generado desequilibrios: el endeudamiento privado se ha reducido, hemos seguido ganando competitividad, las entidades financieras están saneadas y no han acumulado riesgos, y no se ha formado (por el momento) ninguna burbuja. No hay, por tanto, desde la perspectiva interna, motivos para que el crecimiento se detenga, si bien su ritmo será inferior al de los últimos años.

Sí que existen importantes factores de riesgo, pero estos proceden de la economía internacional. Las guerras comerciales, el auge de los populismos antieuropeos, la retirada de las políticas monetarias ultraexpansivas, las debilidades de China y las burbujas de algunos mercados financieros son elementos que podrían provocar algún “accidente”, del cual la economía española podría salir muy mal parada.

El elevado déficit estructural y endeudamiento de nuestro sector público han eliminado todo el margen de maniobra de la política fiscal para reaccionar ante un final abrupto del crecimiento, en caso de materializarse dichos riesgos. Incluso podríamos sufrir una pérdida de confianza con respecto a nuestra solvencia, como ocurrió durante la crisis de la deuda de 2012, obligándonos a emprender una política fiscal restrictiva en medio de una crisis. Deberíamos comenzar a corregir esta vulnerabilidad cuanto antes.

Artículos relacionados

Opinión

Micropagos. ¿El último salvavidas para el periodismo de calidad?

Por Ignacio Aguado, cofundador y CEO de Jastag. Ex-vicepresidente de la Comunidad de Madrid
Opinión

Kaizen, Kaikaku y Kakushin: ¿por qué deberían estar sonando estas palabras en tu empresa?

Cristina Redondo, Lean & Agile Coach en Paradigma Digital
Opinión

La teoría del Brócoli: cómo gestionar el cambio en una organización

Por Gabriel Weinstein, socio y Managing Partner para Europa de Olivia
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Villamor: “Podríamos ver un periodo de estanflación, pero sin una recesión grave”


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados