ahorro

Tressis lanza un servicio de asesoramiento y gestión patrimonial según el ciclo vital

Wealthinking pretende que los objetivos de rentabilidad de los clientes se alineen con sus necesidades personales en las distintas etapas de su vida.

26 DE junio DE 2018. 16:01H Ángel Alonso

image_content_45665_20180626162358.jpg

Acompañar a los clientes a lo largo de las distintas etapas de su vida mediante una planificación financiera y la gestión patrimonial correspondiente. Este es el ambicioso proyecto que representa Wealthinking, el nuevo servicio de la firma Tressis con el que pretende alcanzar los 6.000 millones de euros en activos bajo gestión.

Cambiar el concepto clásico de obtener un rendimiento del ahorro por el más preciso de objetivos de rentabilidad para distintos proyectos vitales. Las vicisitudes de una persona de veinte años son muy distintas de una que tiene cuarenta o de otra que tiene sesenta años. Y ni siquiera la noción de jubilación es la misma hoy en día que hace unas décadas.

Por esta razón, Sónsoles Santamaría directora general de negocio de Tressis, recalcó que el nuevo servicio de la firma pretende afianzar la necesidad de planificar adecuadamente las finanzas de los clientes y establecer distintos objetivos de rentabilidad para cada proyecto vital. Pero para llevarlo a cabo correctamente “hace falta tiempo, para que nuestros asesores conozcan bien a los clientes”, señaló durante la presentación de esta línea de negocio.

No es un servicio nuevo, puesto que Tressis lleva realizando asesoramiento financiero desde hace años, incluyendo la gestión discrecional de carteras. Se trata de una evolución para acceder a un tipo de cliente que demanda una atención más personalizada y especializada, y que está dispuesto a pagar entre 1.500 y 3.000 euros por un estudio de optimización de sus finanzas personales.

La firma ha invertido en desarrollar las herramientas tecnológicas adecuadas para poder ofrecer este servicio, que se diferencia de un roboadvisor en la atención personal que reciben los clientes. Además, los asesores han recibido formación complementaria, sobre todo en materia fiscal y en cómo empatizar con los usuarios. “Si les ayudamos a realizar una planificación financiera, van a acabar teniendo capacidad de ahorro”, asegura Santamaría. “Y todo comienza con un primer ejercicio de economía doméstica, como es un análisis de gastos”.

El servicio se dirige a todo tipo de patrimonios, pero se sofistica en función del volumen financiero de los clientes, ya que intenta abarcar todas las causísticas posibles. Wealthinking ha identificado siete grandes objetivos comunes, como son la jubilación, la previsión social enfermedades graves o una situación de desempleo prolongada), formación, vivienda, cuarta edad (situaciones de dependencia o ayuda doméstica, por ejemplo) y otras metas, como filantropía.

Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis, apuntó que las inversiones se materializan con distintos productos financieros, como fondos de inversión, seguros de vida o planes de pensiones. Y las carteras se adaptan a las peculiaridades de cada cliente en función de sus objetivos vitales. “Cada objetivo tiene un plazo temporal, un riesgo asociado a la rentabilidad y una estrategia. Pero pocos inversores estructuran sus ahorros en función de objetivos vitales”, advirtió Perea.

Con Wealthinking, la firma pretende alcanzar los 6.000 millones de euros de gestión patrimonial dentro de dos años, período en el que también quiere incorporar entre 35 y 40 profesionales.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"