inversion

Cambian las reglas del juego en la renta fija

Los mercados de renta fija son un ejemplo flagrante de la lenta adaptación a la era digital, señalaba Kim Fournais, Fundador y CEO de Saxo Bank.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Víctor Ranera

shutterstock-791199328_65490_20180822154215.jpg

Podríamos pensar que la época de trading telefónico y falta de transparencia es ya parte del pasado y que únicamente sale en películas como el Lobo de Wall Street. Después de todo, no pasa un día sin que leamos una noticia en el periódico sobre la irrupción de nuevas Fintech o bancos que a día de hoy están haciendo una inversión ingente en nuevas tecnologías. Pero, a pesar de todo, queda mucho por hacer para que las reglas del juego sean iguales para todos los inversores, sea cual sea su clase y nivel.

Los mercados de renta fija son un ejemplo flagrante de la lenta adaptación a la era digital. Esto se debe fundamentalmente a los intereses sesgados (se gana una cantidad ingente de dinero en mercados fragmentados e ineficientes), pero también en parte como consecuencia de las dificultades que entraña operar por la vía digital en renta fija. La plena digitalización de los mercados de renta fija requiere tecnologías punteras y una voluntad real por parte de la entidad financiera de ofrecer a sus clientes mejores productos y servicios.

Durante mucho tiempo los grandes inversores institucionales han tenido un amplio acceso a la operativa digital en renta fija, pero está operativa en renta fija vía plataformas no estaba al alcance de todos los inversores. A día de hoy, la mayor parte de los inversores en renta fija siguen teniendo una fuerte dependencia del trading telefónico para comprar y vender productos de renta fija en base a estimaciones de precio indicativas dentro de un mercado opaco y a menudo operan con el propio libro de un banco. Es posible que veamos front-end digital cuando se compran o venden productos de renta fija de forma online con el banco, pero lo más probable es que la operativa se realice todavía de forma telefónica, tal y como sucedía en el mercado de divisas en los años 90.

Manteniéndonos fieles a nuestra visión y compromiso por democratizar las inversiones y el trading, en Saxo Bank hemos trabajado en una plataforma de operativa en renta fija con una cadena de valor completamente digital que, gracias a un robot, busca el mejor precio entre 40 proveedores de productos de renta fija a nivel mundial, lo que implica que los clientes reciben el mejor precio disponible, ofrecido por alguno de los principales bancos internacionales o proveedores de liquidez.

Este tipo de plataformas permite a los inversores decidir si quieren seguir operando en base a estimaciones de precio indicativas proporcionadas por un único banco o de lo contrario prefieren tener acceso al mejor precio posible entre 40 fuentes de liquidez que incluyen algunas de las entidades financieras más grandes del mundo.

La industria ha avanzado a pasos agigantados en la democratización de los mercados de capitales, pero todavía quedan altos muros por derribar, modelos de negocio obsoletos por cuestionar, y tenemos que seguir transmitiendo al mundo todo cuanto podemos ofrecer y por qué resulta tan importante para inversores y traders.

Esto es lo que llamamos la SaxoExperience, porque la oportunidad de tomar las riendas de nuestro propio futuro financiero no debería estar reservado a unos pocos.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"