jueves, 18 julio 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

El oro podría revalorizarse en más de 100 dólares por onza en los próximos meses

La aversión al riesgo podría incentivar la inversión en uno de los activos refugio por excelencia como es el caso del oro.

07 de mayo de 2019. 11:00h Patricia Malagón
  • Image

El metal dorado es un activo refugio por excelencia y tiene potencial de subida en lo que resta de año. “Creemos que el metal precioso está más propenso a subir, dado que es probable que los bancos centrales hayan culminado los ciclos de políticas restrictivas. Con muy poco margen para realizar recortes de tipos a pesar de esto último, es probable que a los bancos centrales los veamos recurrir a herramientas más creativas en caso de que enfrenten otro shock económico.”, destacan en el último informe de WisdomTree.

El posicionamiento en los futuros sobre oro ha repuntado fuertemente desde los niveles deprimidos del comienzo del cuarto trimestre de 2018. Sin embargo, ante la ausencia de shocks y los activos cíclicos marcando un buen rendimiento, el posicionamiento sobre oro no ha logrado obtener un mayor momentum. “De hecho, mirando hacia el tramo final de nuestro horizonte temporal de proyecciones, mantenemos nuestra estimación sobre el posicionamiento en el metal, apenas por encima de los 120.000 contratos netos largos actuales”, comentan los expertos.

“Esto refleja nuestra posición neutral, mientras no tenemos en mente ningún shock específico que genere un aumento de la demanda. No obstante, al mismo tiempo, podemos nombrar muchos riesgos a los cuales los inversores querrían estar protegidos.”, concluyen.

A pesar de todo, desde la gestora esperan que el metal dorado puede ir hasta los 1.385 dólares por onza, prácticamente 100 dólares más de su precio actual. Un aumento que supondría el viraje hacia activos refugio.

Las últimas noticias desde Washington

Donald Trump lanzó dos mensajes a través de Twitter que han golpeado al mercado. En ellos afirmaba su intención de subir los aranceles a China del 10 al 25%, que en dinero se traduce en 200.000 millones de dólares. Con estas amenazas la renta variable ha comenzado a caer y el oro ha vuelvo a revalorizarse.

Si a esto se le añaden los malos datos macroeconómicos que pueden ir dándose en las principales economías europeas, es probable que los inversores viren hacia activos refugio. Por ejemplo, los bonos soberanos de los principales países de la Unión Europea han comenzado a caer reflejando esa aversión al riesgo.