inversion

Los bonos alemanes a diez años abandonarán los niveles del 0% y subirán

La gestora de fondos de inversión LEGG Mason asegura que los bonos alemanes subirán por encima del 0% y los tipos de interés estadounidenses también se elevarán

21 DE septiembre DE 2018. 11:12H Silvia Plaza

shutterstock-685218640_71786_20180921111845.jpg

La gestora de fondos de inversión LEGG Mason asegura que los bonos alemanes a diez años, conocidos como Bunds, abandonarán los niveles del 0% y comenzarán a subir en los próximos meses. En la actualidad, este activo se encuentra en el 0,46%, pero ha llegado a estar en el 0,31% a mediados de agosto.

Los tres factores que indican que esta subida se producirá en los próximos meses es que los rendimientos alemanes están descontando una recesión económica en Europa, pero las previsiones más recientes del Banco Central Europeo (BCE) apuestan por una mejora lenta de las condiciones. Por otro lado, el empleo y el PIB en el Viejo Continente muestran una tendencia al alza, y la inflación se acerca al objetivo del 2%. Por último, el programa de compra de activos del BCE tocará a su fin en diciembre, lo que debería ofrecer unos rendimientos más elevados a los inversores, mientras quela continuidad de la normalización de los tipos de interésestadounidenses ofrecerá más opciones a los inversores que se esténplanteando dónde asignar su capital.Al igual que en Alemania, los inversores consideran que los tipos de interés estadounidenses comenzarán a subir. Según señala LEGG Mason el sentir de los inversores anuncia una subida continuada de los tipos. Por su parte, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, ha señalado que solo habría subidas limitadas, sin anunciar cuando. “Mientras la inflación se ha movido recientemente en niveles cercanos al 2%, no hemos visto claro que haya síntomas de aceleración por encima del 2%, y no parece haber un elevado riesgo”, comentó Powell.

Por su parte, Turquía ha frenado la caída de su moneda por ahora, pero puede que en unos meses haya una nueva intervención del gobierno para proteger a los bancos. El 13 de agosto, el Banco Central de Turquía decidió elevar las tasas del 17,75% al 24%, muy por encima del consenso de mercado del 21%. Esta decisión se produjo para contener la depreciación de la lira turca y el elevado riesgo de la inflación, que está en el 17,9%. Tras esto, la lira turca se ha recuperado un 5% frente al dólar, mientras que el bono a diez años también ha caído considerablemente.

“En BME Growth se puede ganar mucho más del 100% con una empresa, pero también perder todo en otra"