lunes, 16 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

¿Por qué ha caído el litio un 30% en 2019?

El llamado oro blanco ha entrado en una dinámica bajista y actualmente cotiza por debajo de los 10.000 dólares por tonelada.

10 de septiembre de 2019. 12:15h Funds & Markets
  • ¿Por qué ha caído el litio un 30% en 2019?
  • ¿Por qué ha caído el litio un 30% en 2019?

El precio del litio se triplicó entre 2015 y 2018 debido al fuerte crecimiento de los coches eléctricos. Esta materia prima es esencial para la fabricación de baterías y la demanda del producto provocó que los precios alcanzasen máximos y eso que la flota de coches no superaba los 5 millones. Sin embargo, desde que comenzó el presente año, los precios han bajado de los 10.000 dólares por tonelada, una caída del 30%.

Los motivos parecen encontrarse en Australia y en China. En Australia se han abierto seis nuevas minas para la extracción de litio, lo que ha provocado un vigoroso aumento de la oferta en el mercado. Por otro lado, China ha frenado la importación de litio debido a la guerra comercial y al freno en la economía interna del país.

Los avances tecnológicos también han jugado un papel importante en esta caída del litio. Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford han presentado una nueva batería que estaría compuesta por metal y litio, esto haría que la demanda actual de litio se redujera drásticamente. Además, los científicos siguen desarrollando baterías de sodio, que harían caer los precios del lito aun más.

El oro blanco, como se suele llamar al litio, alcanzó su máximo histórico en 2011 cuando superó los 157,11 puntos. Actualmente, su precio ha caído por debajo de los 94,95 puntos, lo que supone que la tonelada de este mineral se vende por menos de 10.000 dólares, una barrera psicológica que preocupa a los analistas.

En el último informe del banco HSBC, se señalaba que el precio del litio se ubicaría en la franja de entre los 10.000 y los 12.000 dólares por tonelada en 2020. De hecho, aseguran que la dinámica entre suministro y demanda se mantendrá estable. “La demanda del litio debería seguir teniendo un robusto crecimiento de 2,5 veces a 420.000 toneladas a 2025, impulsado por los vehículos eléctricos y aplicaciones de almacenamiento de energía. Teniendo en cuenta el aumento de los precios de litio, una plétora de proyectos está comenzando a ser explorados/anunciados. Sin embargo, podría tomar entre 4 y 5 años que la mayoría de éstos entren en funcionamiento y de manera significativa se sumen al suministro global, en nuestra opinión”, señalaba el informe.