miércoles, 16 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

La economía, pendiente del crecimiento

Antonio Sales, analista de XTB

30 de septiembre de 2019. 08:00h Antonio Sales

Son cada vez más las voces que hablan de una posible ralentización del crecimiento tanto global, como de las principales potencias mundiales, viendo así un punto de inflexión en este último tramo de 2019.

Si hablamos de la principal potencia asiática, China, apreciamos que a lo largo del tercer trimestre su crecimiento se ha mostrado más débil en relación a los dos anteriores. Según el Libro Beige de China, los sectores de las manufacturas y los servicios empeoraron notablemente, incluso a pesar de haberse dado un a aumentaron en los préstamos concedidos.

Los ingresos provenientes de las manufacturas, los beneficios obtenidos, el volumen de operaciones y los precios de venta cayeron a ritmo de dos dígitos en los últimos tres meses, mientras que los préstamos se mantuvieron en su nivel más alto, según el informe.

Principalmente destacó el comercio minorista y el sector servicios por su incapacidad para recuperar los diferenciales alcanzados meses atrás.

Debilidad de la fabricación

La debilidad que a día de hoy apreciamos en la economía asiática se debe principalmente a la fabricación. Si bien una caída en las exportaciones pasó a ser un factor relevante, la mayor parte de la disminución se debe sobre todo a un crecimiento en los precios de venta considerablemente más lento.

Según indica también el Libro Beige, los precios de venta para las fábricas dejaron de incrementarse en junio para más tarde caer en julio y agosto, lo que puede llegar a afectar a los beneficios de las compañías, limitando así su capacidad para invertir y de hacer frente a sus deudas.

Por otro lado, el sector servicios lejos de mostrar su mejor cara, continúa reduciendo su impacto, con los ingresos y beneficios cayendo respecto al mismo período del año anterior.

La contratación también se ralentizó, lo que significa que si la fabricación ha tenido que deshacerse de una gran cantidad de empleos, los servicios no han demostrado capacidad suficiente para absorberlos.

Lo que sí que ha habido es un resurgimiento de los préstamos en el este período. La banca ha registrado el mayor aumento trimestral desde que comenzó el Libro Beige. La emisión de bonos aumentó por quinto trimestre, así como los préstamos. Indicando así que no hay escasez de crédito en la economía.

Otro factor relevante que destaca en el informe, es la demanda acumulada de préstamos. Esta hace referencia a aquellos que quieren obtener acceso al capital pero no pueden. Y precisamente esta fue la más baja en cuatro años.

Mientras tanto, más del 30% de las empresas manufactureras estaban pidiendo préstamos trimestralmente, lo que indica que el sector en su conjunto está claramente en dificultades o al menos un gran número de empresas por lo menos.