lunes, 14 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

6 países seguirán importando crudo iraní pese a las sanciones

India, Japón, Turquía, Corea del Sur, Irak y China seguirán comprando a Irán petróleo y gas natural, pese a las sanciones de Donald Trump.

31 de octubre de 2018. 10:05h Patricia Malagón
  • 6 países seguirán importando crudo iraní pese a las sanciones

El 5 de noviembre entran en vigor las sanciones que Donald Trump impuso a Irán y, por tanto, ningún país podrá importar crudo iraní. Aunque, esto resultará difícil y los Estados Unidos ya estudian que sanciones imponer a aquellos que desobedezcan la sanción y sigan comprando petróleo del país. A pesar de la línea dura que ya ha mostrado Trump, habrá muchos países – incluidos aliados estadounidenses – que se salten la sanción. Todo apunta a que los EEUU seguirán el ejemplo de las sanciones similares que impuso Barack Obama a China, Japón, Corea del Sur, Turquía, Taiwán y la India.

Un país que ya ha anunciado que seguirá comprando crudo iraní, al menos durante el futuro más próximo, es la India – segundo mayor importador de petróleo iraní del mundo –. El país ya ha anunciado que está recortando las importaciones pero que no puede dejarlas a cero de momento. El Gobierno de los Estados Unidos ha mostrado un poco de mano blanda asegurando que se esforzarán en no penalizar a la India. La India es un país estratégico para los EEUU, ya que, tras la disputa con China, India es una de las grandes potencias más importante de Asia y les conviene tenerles de aliados.

Corea del Sur y Japón son otros dos aliados de Estados Unidos que podrían seguir importando crudo iraní después de las sanciones. Los surcoreanos han solicitado oficialmente una exención y las refinerías japonesas han presionado a su gobierno para hacer lo mismo. De nuevo, en estos dos países, la administración Trump tendrá que ser flexible ya que les necesita estratégicamente para frenar a Corea del Norte.

Turquía se ha mostrado más beligerante con la decisión de Estados Unidos. Ha dicho que no cumplirá con las sanciones y que además seguirá comprando sistemas avanzados de misiles, a pesar de ser un miembro de la OTAN. Las relaciones entre ambos países son tensas desde que un pastor norteamericano fue detenido y encarcelado en Turquía. Sin embargo, Donald Trump no quiere tensar demasiado esta cuerda ya que afectaría a sus relaciones con Arabia Saudí.

Otro país que tampoco podrá cumplir por completo con las sanciones de Trump es Irak. No importa crudo iraní, pero depende de su vecino para el gas natural. Las autoridades iraquíes ya han anunciado que renunciarán a las sanciones. Políticamente, para EEUU es peligroso forzar a Irak ya que le conviene tenerle de aliado.

Finalmente, China. El Gigante Asiático es el mayor importador de petróleo de Irán. Pekín ha rechazado la petición de Estados Unidos para dejar de comprar crudo iraní y por lo tanto, seguirán comprándolo.