DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Viernes, 12 de abril de 2024
D
D

Bolsas y Mercados

Pros y contras de un euro débil para empresas y familias

Más allá de lo que ocurre en los mercados financieros, donde todo cotiza, la situación actual y futura a corto plazo del euro, nos dice que su depreciación frente a la moneda de referencia, el dólar en más de un 13% en algunos momentos de este año, tendrá recorrido y no se trata de un […]

Divisas

17 oct 2022

Más allá de lo que ocurre en los mercados financieros, donde todo cotiza, la situación actual y futura a corto plazo del euro, nos dice que su depreciación frente a la moneda de referencia, el dólar en más de un 13% en algunos momentos de este año, tendrá recorrido y no se trata de un movimiento puntual. Ese hecho, junto con lo que supone para la divisa común europea, como, por ejemplo, haber perdido la relación de igualdad con el dólar, en el cambio un euro por cada billete verde por primera vez en 20 años, significa una modificación de paradigma al que sumar las consecuencias de la guerra emprendida por Rusia, física contra Ucrania y energética contra el resto del mundo, en particular, contra Europa, de la que ha sido un tradicional suministrador de gas y petróleo. Esa situación nos lleva a plantearnos en qué nos beneficia y nos perjudica esta anómala situación por la que atraviesa nuestra divisa, en medio de una inflación muy elevada y de una subida de tipos que cada vez alcanza más intensidad.

Ventajas

Exportaciones más baratas. Se trata de una de las premisas fundamentales de las que podemos disfrutar a partir de ahora. Con un euro que vale menos, la tendencia de importadores de monedas más fuertes que la nuestra será comprar nuestro producto, que será más competitivo y barato. Pero aquí también encontramos un inconveniente por el camino. Más de la mitad de nuestras exportaciones, en concreto el 52,8% en datos acumulados de enero a junio de este año, se dirigen a socios con una moneda común, con lo que no obtenemos ninguna ventaja. Solo se obtiene con ventas al exterior a países con otra moneda que se aprecie frente a la nuestra, como el dólar, en lo que va de año.

Turistas extranjeros. Poco a poco España recupera las cifras prepandemia de viajeros del exterior a nuestro país, que en 2019 había resultado además todo un récord. Pero siempre, lo más importante para contabilizar el turismo que viene del exterior no es la cantidad de personas extranjeras que llegan, sino el dinero que se gastan. Para los procedentes de países con monedas fuertes, esa es una ventaja competitiva de España. Su dinero vale más en nuestro país y a nosotros nos beneficia. Así, en julio de este año, ese gasto supera los 11.868 millones de euros y apenas rebaja en 73 millones el dato de julio de 2019.

Inversiones más atractivas. Para los inversores extranjeros con moneda fuerte, como el dólar, los activos españoles se vuelven más baratos y por tanto más atractivos para la compra, desde acciones a empresas pasando por el mercado inmobiliario. Aunque recordemos que aderezado con una variable más: la subida de tipos que afecta, directa o indirectamente, a algunas de estas inversiones.

Inconvenientes

Importaciones más caras. Es la cara contraria en el comercio de la que antes les hablábamos. Si vender fuera de la eurozona nos sale más rentable, comprar del exterior, en países siempre con moneda más fuerte, encarece nuestras adquisiciones. Eso significa, de hecho, que solo en la primera mitad del año España ha registrado el segundo mayor déficit comercial de la Unión Europea por detrás de Francia. Tenemos que comprar más caro, especialmente el gran deber de nuestra balanza comercial: hablamos de la energía, ahora a precio de oro y encima que pagamos en dólares.

Una doble subida que tenemos que costear con un euro más débil. Pero también puede tener su parte positiva. Una especie de efecto sustitución ante artículos del exterior que nos cuesten más caros, que podemos adquirir dentro de nuestras fronteras a precios más baratos. Aunque me temo que todavía no ha llegado al caso de la energía, lo que más sube.

Reduce las posibilidades de inversión de las empresas. Es consecuencia directa de que nuestro dinero tiene menor valor en el exterior, por lo que la capacidad adquisitiva de las compañías se recorta si optan por países más allá de la zona euro y con monedas fuertes. Y, además, aunque puede ser un aliciente para el inversor exterior, también puede restar atractivo al capital foráneo en materia productiva, por la menor confianza como región, ante la esperada recesión.

Turismo al exterior. Mientras recuperamos el gusto y la seguridad en los viajes a larga distancia o, cuanto menos, a países con otra divisa fuerte, ya sabemos que todo en ellos nos costará más caro. Desde la propia experiencia, el viaje en sí que ha de pagarse en euros, como todos aquellos productos y servicios que adquiramos como turistas en nuestro destino.

Envío de remesas al exterior. Si es extranjero, el dinero que gane en España y envíe a su país, con divisas, siempre no nos cansamos de decirlo, más fuertes, valdrá menos en sus respectivos estados, en especial si están referenciados al dólar.

Zona gris

Aquí entran en juego, como hemos apuntado, algunas posibilidades, como ese efecto de compra de productos domésticos más baratos que los de fuera, e incluso una ventaja sobre la mejora de la capacidad adquisitiva al potenciar las compras dentro del país. Pero con la inflación de por medio, y más consumo, se puede volver en contra. Como en todo, en el equilibrio de la balanza está lo importante. Se trata de tener a futuro un euro bien calibrado, ni demasiado débil ni excesivamente fuerte, que distorsione la economía española y la de nuestros socios de la eurozona.

Artículos relacionados

Bolsas y Mercados

El BCE confirma que se adelantará a la Fed y bajará los tipos en junio

El BCE ha decidido mantener los tipos de interés sin cambios en su reunión de abril, pero el primer recorte podría llegar en la siguiente reunión de junio.
Bolsas y Mercados

La inflación vuelve a subir y aplaza los recortes de tipos de la Fed

La inflación estadounidense se eleva hasta el 3,5% y el consenso de mercado destierra la idea de que el primer recorte de tipos llegue en junio.
Bolsas y Mercados

El BCE “debería de dar pistas” sobre su primer recorte de tipos en la reunión de abril, según los expertos

El Banco Central Europeo (BCE) celebra una nueva reunión en la que no se esperan cambios en la política monetaria, pero sí algún indicio de cuándo podría llegar ese primer recorte de tipos.
Cargando siguiente noticia:


Recibe un email al día con las noticias de Funds&Markets



Villamor: “Podríamos ver un periodo de estanflación, pero sin una recesión grave”


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados