europa

Sánchez acude a Bruselas para defender una nueva fiscalidad

La emergencia de la pandemia dejó en suspenso numerosos asuntos que deberían haber sido tratados en primavera

01 DE octubre DE 2020. 08:30H Mario Talavera

a8308626491432114b5f77d71468ca22.jpg

Hace justo dos meses que los líderes de la Unión Europea se vieron en Bruselas para tratar de salvar a los países más perjudicados. Sacar un acuerdo adelante urgía a los dirigentes, sobre todo a España e Italia, que acabaron aceptando rebajar las ayudas directas con tal de que el dinero pudiera llegar. A pesar del contenido económico de aquel Consejo Extraordinario, quedan sobre la mesa numerosas cuestiones que se han dejado para otro Consejo Extraordinario que se celebra entre este jueves y el viernes.

En condiciones normales, la primavera habría sido el momento para que se celebrara un Consejo Ordinario con un alto contenido económico, si bien ahora la política exterior toma una gran relevancia. En primer lugar, las hostilidades entre Grecia y Turquía. Según ha podido saber este medio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha estado particularmente activo para rebajar las disputas que mantienen ambos países, dada la buena relación que mantiene el gobierno español con sus homólogos heleno y turco.

También toma importancia la negociación entre la Unión y Reino Unido. Sánchez se reunirá con el negociador de la UE para el brexit, Michel Barnier, para tratar, entre otros temas, de cómo será la relación entre España y Gibraltar una vez se efectúe la salida de Reino Unido en enero del año que viene. No obstante, los equipos de ambas partes continúan negociando.

En el aspecto internacional, el tercer gran tema será el de la relación entre Europa y China. Los presidentes del Consejo Europeo, Charles Michel, la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la presidenta de turno, Angela Merkel, informarán de los avances de la reunión que se produjo hace unas semanas con el presidente chino, Xi Jinping. Estas conversaciones servirían para dar luz verde a un acuerdo de inversiones con China antes de final de año.

Uno de los puntos de vista del gobierno español ante China tiene que ver con el desarrollo del 5G. Fuentes gubernamentales defienden que Europa debe tener una posición fuerte en cuanto a regulación para que las normas no vengan dictadas por China y Estados Unidos, que libran su contienda particular en el plano tecnológico. De ese modo, España sostendrá que deben clarificarse el marco regulatorio, así como las empresas que pueden trabajar en este ámbito y su nivel de colaboración con las administraciones públicas.

Contenido económico

DIRIGENTES ha informado de las consecuencias del pacto que alcanzó el Consejo Europeo en julio. Hay que añadir que, al igual que hace dos meses España se las vio con Países Bajos y el resto de frugales, ahora tendrá que negociar con la Comisión Europea. Es el interlocutor que hay en medio para que se concedan las ayudas y, de hecho, Sánchez ya se reunió la semana pasada con von der Leyen para hablar del fondo.

El pago de estas ayudas está ligado a los planes y reformas que exige Bruselas. Hasta ahora, España da por descontado que deberá establecer los ERTE como herramienta estructural, además de reformar el sistema de pensiones. Lo que espera el gobierno español es que, una vez que se presenten los planes concretos durante los próximos meses los pagos se desatasquen.

La propia von der Leyen participará en la próxima conferencia de presidentes para explicar cómo se van a estructurar las ayudas europeas, según anunció Sánchez en el Congreso este miércoles. El sentido de esta participación es que los fondos extraordinarios se reparten de un modo diferente a como lo hacen los fondos estructurales. Así, se espera reforzar la cogobernanza que tanto ha defendido el Ejecutivo español en los últimos meses.

Además de eso, el Parlamento Europeo ha solicitado a los dirigentes europeos una agenda clara para establecer los nuevos impuestos. Lo que Sánchez intentará en Bruselas es poner la fiscalidad en el centro del debate, sobre todo lo que corresponde a la fiscalidad digital. De hecho, fuentes del Gobierno explican que el hecho de que algunos países traten de orillar ese tema da lugar a prácticas desleales por parte de los estados que acaban desnivelando los presupuestos de los países.

De todos modos, el establecimiento de un nuevo impuesto digital forma parte de los planes de la Comisión Europea para financiar el plan de ayudas. Otro de esos impuestos previstos por von der Leyen es la tasa de carbón en frontera, que es uno de los puntos más controvertidos. Aunque se sabe que se introducirá un nuevo impuesto relacionado con los plásticos, se desconocen gran parte del resto de tasas que quieren introducir algunos países.

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"