sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

4 motivos que explican la caída de Wall Street

El Dow Jones y el S&P 500 se dejaron más de un 3% en la sesión de ayer y el Nasdaq cayó un 4%. Además, el Nikkei emuló lo ocurrido en en Estados Unidos y Europa se tiñe de rojo

11 de octubre de 2018. 10:12h Patricia Malagón
  • Image

En la noche de ayer, hora española, se vivió un miércoles negro en Wall Street. El Dow Jones y el S&P 500 se dejaron más de un 3% y el Nasdaq cayó por encima del 4%. En el cierre del mercado asiático, el Nikkei se ha desplomado un 3,89% y el Ibex 35 está cayendo un 1,2%. Pero, ¿por qué ha pasado esto?

Para José Luís Cárpatos, analista de bolsa, toda la subida de la bolsa americana se debe a la recompra. Los grandes inversores no estaban, y sin las recompras, ahora está prohibido hacer recompras. “El mercado se ha caído como un plomo porque no tiene el dinero que siempre le frena que es el de las recompras”, explica el analista. Aunque, dentro de dos semanas volverán a estar autorizadas y se espera que se frene la sangría de Wall Street. Sí que es cierto, que en febrero de este mismo año se vio una caída similar en la bolsa americana y después se repuso con vigor.

En la caída, tanto de la bolsa estadounidense como de las asiáticas, ha influido mucho las palabras de Donald Trump. El presidente aseguró que impondrá nuevos aranceles a China por valor de 267.000 millones de dólares, que se unirían a los que ya están. Estas declaraciones en el marco de un mercado volátil hicieron mella. Por si fuera poco, en plena oleada bajista, Trump afirmó que “la Reserva Federal ha perdido la cabeza”. Como ya es sabido, las subidas de tipos no le gustan al presidente.

Por otro lado, las previsiones del FMI que han puesto en alerta el crecimiento y el estado del sistema financiero es un nuevo condicionante. Aunque, salvó a Estados Unidos de la perspectiva negativa, incluyó al resto del mundo. Es más, Alemania bajó ayer fuertemente sus perspectivas de crecimiento para 2018 y 2019.

A esto hay que añadir que la subida de la rentabilidad del Treasury ha llamado a muchos inversores, que ven en el bono a 10 años americano una rentabilidad positiva y un riesgo asumible. Durante las caídas de la bolsa, bajó la rentabilidad del bono porque actuó como refugio y comenzó a recibir más inversión.

En el sector tecnológico, la sensación es que los inversores llevaban cierto tiempo queriendo tomar beneficios, ya que el crecimiento de estas compañías ha sido muy fuerte durante los últimos meses e incluso se ha salido de las previsiones más positivas.