bolsas y mercados

El paladio ya es el metal más valioso del mundo

El metal plateado empleado por el 80% de la industria automovilística ha subido un 48% desde el pasado mes de agosto.

01 DE marzo DE 2019. 10:17H Patricia Malagón

shutterstock-1231382710_41-131362_20190301101914.jpg

Hay un metal más valioso que el oro en estos momentos y se trata del paladio, un desconocido por todos, pero de gran utilidad dentro de la industria automovilística. Su precio ha trepado un 22% en este año pasando de los 1.186 dólares a los 1.488 dólares por cada lingote. Actualmente el oro se puede en el rango de los 1.320 dólares. Por si esto fuera poco, a comienzos del 2018 su precio estaba en 888 dólares. Por lo tanto, ha doblado prácticamente su valor en solo doce meses.

Lo más llamativo es la evolución del paladio respecto al oro. Hace dos años los precios del oro superaban al paladio en un 70%, ahora este último le casa algo más de 160 dólares de valor por cada onza. Solo desde agosto de 2018 los precios han aumentado un 46%.

El paladio ya es el metal más valioso del mundo

¿Por qué?

El metal plateado se utiliza para controlar las emisiones nocivas de los coches de gasolina. Aunque dentro del mundo automovilístico tiene más usos y es empleado por el 80% de los fabricantes. Así que, como se puede esperar, la demanda es muy alta. Precisamente, el principal motivo que ha hecho subir al metal se encuentra en una fuerte preocupación por falta de suministro en el futuro. Actualmente, Rusia y Sudáfrica son los principales productores, pero este último se encuentra en huelga dentro del sector.

Los consumidores, por su parte, cada vez apuestan más por la gasolina sobre el diésel, que ha caído en 11 puntos en cuanto a ventas de vehículos en Europa. Los nuevos coches de gasolina que se fabrican tienen que cumplir los estándares de emisiones de gases nocivos y el paladio es clave, es más la demanda ha crecido un 13% desde 2015.

“La demanda está siendo impulsada por un trasvase global desde el diésel a gasolina y vehículos híbridos, que utilizan una mayor cantidad de la materia prima [el paladio] en los catalizadores, debido a preocupaciones ambientales. Las normas de emisiones más estrictas en China y la creciente aversión de los consumidores a los vehículos diésel tras el reciente escándalo de emisiones son factores clave detrás de esta tendencia”, explican los analistas de FocusEconomics en su último informe mensual.

Sobre su producción, el metal plateado lleva nueve años de déficit estructural, donde la demanda supera a la oferta. Pero, las previsiones apuntan a que puede incrementarse más en 2019.

¿Una burbuja?

La respuesta más frecuente es que sí y que tan pronto como se solucionen los problemas de producción deberían de bajar los precios. De hecho, Commerzbank lanzó una advertencia clara sobre este metal asegurando que tiene signos de ser una burbuja. Pese a ello, algunas previsiones de bancos como UBS ya han dejado entrever que puede escalar hasta los 2.000 dólares por onza.

NN IP: “Nuestro fondo de Clima y Medioambiente renta más del 16% este año”