sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

Italia, mucho más que un problema a corto plazo

Flossbach von Storch analiza la situación italiana y su enfrentamiento con la Unión Europea. Señalan que este problema puede hacer tambalear la sostenibildiad del euro a largo plazo.

29 de noviembre de 2018. 12:00h Irene del Campo
  • Image

Italia vive una complicada situación macroeconómica que puede hacer tambalear a la Unión Europea y a su economía. El país transalpino tiene una deuda del 132% sobre el PIB y está comenzando a tener problemas para afrontar el pago de los intereses del crédito prestado para financiar el gasto del país. Por si esto fuera poco, los presupuestos presentados a Bruselas pronostican una desviación del déficit público de un 2,4%, el triple de lo pactado. Además, el Banco Central Europeo ha rechazado apoyar a Italia por el momento, es más ha reducido la compra de bonos significativamente y esto ha provocado un fuerte incremento de la rentabilidad del bono a diez años y de la prima de riesgo.

Tal y como señala Flossbach von Storch, la mayor parte de la deuda italiana está en manos de bancos y aseguradores italianos, que invirtieron fuertemente en títulos de deuda del país. En total, cuentan con unos 1.100 millones de euros. Los bonos italianos se consideran libres de riesgo y no tienen que estar cubiertos por capital bancario. “Sin embargo, son extremadamente riesgosos, como se ha demostrado en los últimos meses”, explican en la gestora alemana.

Precisamente, la situación de Italia afecta directamente a los bancos porque tienen un considerable volumen de bonos entre sus activos. Desde mediados de abril, cuando se formó el Gobierno populista liderado por Giuseppe Conte, los bancos europeos han perdido un 25% y los italianos un 35%. “Los inversores extranjeros poseen un tercio de la deuda del gobierno italiano y no están preparados para aumentar su inversión después de las experiencias de los últimos meses”, explican en Flossbach von Storch. “Aunque el bono esté en máximos desde 2014, esto no es suficiente incentivo”.

¿Cómo afecta al euro?

El enfrentamiento entre Italia y Bruselas no es positivo y da muestras de debilidad de cara al exterior, además hace que aumente el populismo en el país transalpino. Con todas estas tensiones, “no es seguro que el euro dure más que los 49 años que duró la Unión Monetaria Latina”, aseguran desde la gestora.