lunes, 16 julio 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

Las fortalezas de Banco Santander en los mercados

Francisco Tejedor Basarrate, Area de mercados de Rentamarkets, habla sobre las posibilidades de inversión en la entidad financiera.

11 de julio de 2018. 10:28h Víctor Ranera
  • Image

Unos de los principales motivos por el que el Santander ocupa un hueco en un gran número de carteras de inversión privadas, reside en el atractivo dividendo que ofrece y la sensación de “seguridad” que produce un banco de grandes dimensiones. Actualmente, el 38% de los accionistas del Santander son minoristas, que constituyen una gran proporción.

El Banco Santander al ser un banco comercial, depende ampliamente de la pendiente de la curva y de los tipos de interés. Generalmente estas pendientes de la curva suelen oscilar entre los -10 y +300 puntos básicos y parece conveniente conocer como están en la actualidad por monedas. En la zona euro se encuentra en 20 pb que se puede considerar casi plana, la pendiente de la curva de tipos de interés de la libra y del dólar son menores todavía. En la zona de Sudamérica cuenta con niveles mayores (cercanas a los 200 puntos básicos).

El Grupo Santander es un banco español con operaciones en diferentes regiones geográficas. Su actividad se desarrolla en Europa Occidental (España, Portugal, Reino Unido y Polonia) y en América (Estados Unidos, Brasil, México, Chile y Argentina principalmente).

Dentro del sector bancario su operativa es mayoritariamente comercial y cuenta con unos ingresos bien diversificados (48% América y 52% Europa) donde según Ana Patricia Botín en la presentación de resultados esperan crecimientos en 2018. Esto les permitirá mejorar los dividendos, conseguir crecimiento orgánico, inversión en tecnologías y la generación de capital.

Las principales fortalezas con las que cuenta el Santander son la escala y la diversificación. Dentro de sus objetivos para este año se encuentran, mejorar la calidad de la cuenta de resultados, ganar cuota de mercado, seguir con la transformación digital y comercial, y seguir mejorando las métricas de riesgo para contar con un balance más fuerte.

Se considera relevante destacar el tema de las provisiones. Los bancos devalúan contablemente el valor de los préstamos para tener protección en caso de impagos de créditos. Estas pérdidas potenciales no realizadas son las denominadas provisiones, que van muy ligadas a la situación económica de los diferentes países donde opere. Por lo tanto, si la situación económica mejora, las reducciones de las provisiones se verían reflejadas en el resultado del banco. Este año se han aprovisionado 9.240 millones de euros.

El ratio de eficiencia ha ido mejorando en los últimos años, porque el banco está llevando a cabo grandes esfuerzos de optimización estructural. Además, es interesante destacar el aumento en ingresos por comisiones, ya que estos ingresos son recurrentes y dotan de bastante estabilidad a los bancos comerciales.

En relación al dividendo, el grupo Santander tiene un crecimiento lineal del mismo y sus previsiones son de aumentarlo a 23 céntimos (+4,5%) para 2019. Su estado actual puede verse en la siguiente imagen.

El Santander está experimentando un aumento en el número de clientes, los dividen a la hora de reportar en dos grupos: vinculados y digitales. En ambas clasificaciones ha conseguido resultados positivos el último año de 17 millones (+13%) en vinculados y 25,4 millones (+21%) en digitales.

El sector tiene un fuerte control regulatorio, que es lo que fija los capitales mínimos requeridos para las entidades bancarias. El banco Santander cumple todos los requisitos requeridos, que según Basilea III se sitúan en 72.144 millones.