bolsas y mercados

Los flujos hacia los ETFs se recuperan

Amundi revela que la entrada de capital dentro de los ETFs ha sido de 53.100 millones de euros en el mes de noviembre, frente a los 7.500 de octubre

17 DE diciembre DE 2018. 18:01H Irene del Campo

shutterstock-1146749063_41-109192_20181217180216.jpg

Noviembre ha sido un buen mes en cuanto a la entrada de capital dentro de los ETFs, ya que alcanzaron 53.100 millones de euros, de los cuales 44.700 fueron en el mercado americano y 3.200 en el europeo. Los inversores del Viejo Continente mostraron una mayor preferencia por la renta variable, en la que depositaron 2.600 millones, sobre los ETFs de renta fija, que registraron un flujo de +911 millones, según datos de la gestora Amundi.

Eso sí, no todo ha sido positivo en Europa. Los inversores se muestran cautelosos con los ETFs de renta variable de la Eurozona y del resto del continente. Estos activos sufrieron más de 1.000 millones de euros en retiradas en noviembre, mientras que fueron positivos con respecto a los ETFs de renta variable de Estados Unidos, que atrajeron flujos por valor de 2.900 millones de euros y de 1.200 millones en ETFs de renta variable global, tal y como señalan desde Amundi.

En cuanto a la renta fija, las expectativas sobre las posibles subidas de tipos se han ido desvaneciendo. La Reserva Federal asegura haber llegado a un punto neutral y ya no subirá los tipos de manera automática. Por su parte, el Banco Central Europeo tampoco lo hará hasta, al menos, después de verano de 2019. Los ETFs de bonos ligados a inflación y los bonos flotantes sufrieron reembolsos, también redujeron su exposición a los ETFs de bonos corporativos, aunque reforzaron su exposición a los ETF de bonos soberanos.

Todo esto supone que, en el conjunto global, el mercado de ETF se benefició en 53.100 millones de euros en entradas totales, frente a los 7.500 millones de octubre. En el mercado europeo, la noticia ha sido la desconfianza de los inversores con la renta variable europea, que ha sufrido retiros por más de mil millones de euros. Por el contrario, los inversores del Viejo Contienente acumularon 2.900 millones de ETFs expuertos a las acciones estadounidenses y de 1.200 milones en ETF de capital global. Por su parte, los ETFs de Smart Beta también se hicieron populares, atrayendo 1.100 millones, de los cuales 569 se destinaron a estrategias de baja volatilidad.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”