miércoles, 17 julio 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Los inversores de materias primas temen un aumento de la guerra comercial

Acorde a los datos de WisdomTree, los inversores empiezan a temer un empuje más fuerte de las tensiones comerciales.

18 de septiembre de 2018. 16:20h Víctor Ranera
  • Image

La semana pasada se reembolsó de los ETPs largos sobre oro, un total de 44,8 millones de dólares. Para algunos inversores, la estabilización del precio de la onza pudo haber sido un motivo para tomar beneficios. La semana pasada el metal precioso se apreció un 0.2% (y un +2% el mes pasado) a causa de la caída del dólar. Cabe observar que el posicionamiento especulativo en los futuros sobre oro, es el menor desde 2001. Este pesimismo en extremo parecería surgir por la decepción de que la onza no ha reaccionado a la venta generalizada de los mercados emergentes. No obstante, a pesar de que los últimos meses han sido turbulentos en esta renta variable, los mercados de los países desarrollados han tenido un buen desempeño. Esto hace que dicha falta de reacción, se deba a la ausencia, hasta el momento, de un efecto contagio hacia los activos de los mercados desarrollados. En caso de que se dé un cierre de cortos especulativo en el mercado de futuros, entonces el oro podría rebotar al alza.

Los ETPs sobre cestas de metales industriales registran los mayores reembolsos desde febrero de 2018. La semana pasada se reembolsó un total de $71.4 millones de estos ETPs. Los inversores temen una caída de la demanda como resultado de la guerra comercial actual. De acuerdo a versiones de prensa, el presidente Trump intenta imponer un nueva ronda de aranceles a las importaciones de bienes chinos por un valor de $200.000 millones. Esto sería un adicional a los $50.000 millones ya impuestos a otro grupo de bienes, pudiendo ser anunciado inclusive hoy mismo (lunes). De ser así, el anuncio podría frustrar los intentos del Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, de relanzar las negociaciones comerciales con China. En este contexto, los inversores parecen temer de que las medidas de represalia mutua que ambas partes toman en esta guerra comercial, afecte a la demanda económica mundial. Más adelante en la semana, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) publicará sus perspectivas de crecimiento económico. En su informe de mayo último, el grupo (de países desarrollados) había proyectado un crecimiento económico más sólido para este año, aunque sin dejar de contemplar los riesgos de una guerra comercial. Será interesante ver si el organismo contempla ahora un riesgo mayor al respecto.

Los ETPs sobre café captan inversiones por séptima semana consecutiva. La semana pasada los precios del café cayeron un 2.7% (-27% en lo que va del año). Los inversores parecen haber salido a la caza de gangas, colocando en estos títulos un total semanal de $3.8 millones. Esta caída de precios parece estar impulsada por la vasta producción y la depreciación del real brasilero (que favorece la venta de café brasilero en los mercados internacionales denominados en dólares). No obstante, quienes han ampliado la exposición a estos ETPs entre otros, tienen la sensación de que su precio yace sobrevendido. La última vez que vimos una caída de precios de similar magnitud, fue en 2013, a la cual rápidamente le siguió una gran subida (+115% entre noviembre de 2013 y octubre de 2014). De hecho, dado que el posicionamiento en los futuros es mucho más negativo hoy que en 2013, existe un riesgo considerable a que el mercado proceda con un cierre de cortos. Aunque los rendimientos de cosecha este año puedan ser fuertes, los niveles de inventario son menores a los de 2013 tras la menor producción registrada el año pasado.

En los ETPs sobre cestas del sector energético, se invierte un total semanal de $7.6 millones. Los precios del sector energético se vieron impulsados la semana pasada por los temores relacionados a la tormenta Florence. Si bien por un lado creemos que el incremento de la gasolina viene por el lado de una mayor actividad automovilística, es probable que el menor consumo de energía eléctrica (en los hogares evacuados y comercios), revierta parte de la subida de los precios del crudo WTI y el gas natural.