bolsas y mercados

Tres fechas que tener en cuenta como inversor

En 2019 hay tres fechas que tener en cuenta en los mercados a la hora de invertir.

09 DE enero DE 2019. 09:30H Héctor Chamizo

shutterstock-526646212_41-114853_20190109093044.jpg

Destacamos tres acontecimientos clave: la reunión de la Reserva Federal en enero, el posible final de la tregua en la guerra comercial entre EE. UU. y China y el inminente brexit

Los activos de riesgo repuntaron ante unos sólidos datos de empleo en EE. UU., los comentarios de Jerome Powell —percibidos como acomodaticios— y los recortes en los ratios de las reservas bancarias en China

Cualquier sorpresa negativa en los datos de inflación del índice de precios al consumo (IPC) de EE. UU. esta semana podría mermar aún más los rendimientos de la deuda pública estadounidense

¿Interrumpirá la Fed su plan trimestral de subidas de tipos? La reunión de los responsables de política monetaria el 29 y 30 de enero constituirá un acontecimiento clave del primer trimestre, a medida que la economía estadounidense se acerca al final del ciclo y las condiciones financieras se endurecen. Tanto los miembros de la Fed como los mercados se centrarán en los datos económicos para obtener indicios sobre el estado de la economía global.

Las valoraciones de los activos cayeron de forma considerable en 2018 ante el incremento de la incertidumbre y la subida de tipos por parte de la Fed. Las valoraciones de la renta variable han regresado a sus medias posteriores a la crisis, tal y como reflejan los rendimientos financieros. Véase el gráfico anterior. Nos adentramos en 2019 con unas valoraciones menos exigentes y unos precios de los activos que reflejan en mayor medida los riesgos. No obstante, se mantiene en gran medida el temor a una ralentización económica y a conflictos comerciales. En diciembre, las acciones estadounidenses registraron su peor mes desde febrero de 2009, mientras que los activos considerados como «refugio» —como el oro, el yen japonés y la deuda pública estadounidense— captaron un mayor interés. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzaron su nivel más bajo desde principios de 2018 (al tiempo que los precios aumentaron), lo que acentuó las ventajas de diversificación de esta clase de activos durante fases de aversión al riesgo.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"