inversion

¿Hay oportunidad de compra en la renta fija o un aumento del riesgo?

El repunte de los bonos se puede ver como interesante desde el punto de vista del inversor, pero la duda es si compensa con el incremento del riesgo.

15 DE junio DE 2018. 13:59H Héctor Chamizo

image_content_42773_20180615140249.jpg

Los rendimientos de los Treasuries superaron el umbral psicológico del 3% en el segundo trimestre, lo cual supuso el nivel más alto en cuatro años: ¿Esto supone una oportunidad de compra o puede ser un arma de doble filo?

Según explica Witold Bahrke, responsable sénior de estrategia de Nordea Asset Management, dados estos niveles críticos y un repunte de la inflación en Estados Unidos, los inversores están justificadamente preocupados por los tipos en espiral. Pero el reciente aumento en el rendimiento se debe "principalmente a factores cíclicos". El telón de fondo estructural macro no ha cambiado mucho.

En el largo plazo las bajas rentabilidades están intactas. Incluso cíclicamente hablando, el apoyo a mayores rendimientos ya se está "debilitando" a medida que el impulso económico mundial se encuentra en un proceso de picos. Si bien es notoriamente difícil igualar el pico en los rendimientos, esto sugiere para el experto que el grueso del movimiento de tipos "ha quedado atrás". Al mismo tiempo, los potenciales de valoración y retorno mejoraron significativamente.

Los inversores a menudo confunden movimientos cíclicos a corto plazo con cambios estructurales a largo plazo. Para que los recientes aumentos de rendimiento se transformen en una tendencia ascendente duradera, los impulsores deben ser estructurales. Más concretamente, la tendencia de crecimiento nominal debe mejorar. Para que esto suceda, se deben cumplir dos condiciones: el potencial de crecimiento real debe aumentar y la baja inflación debe pertenecer al pasado.

1. Sobre el crecimiento: la baja productividad y el envejecimiento continúan bloqueando el crecimiento real. La "amazonificación" no ha hecho que las personas sean más productivas en conjunto. Por lo tanto, "un crecimiento más fuerte recientemente es principalmente cíclico de la naturaleza, no un salto cuántico estructural del entorno de bajo crecimiento". El debilitamiento de los indicadores adelantados ya apunta hacia riesgos a la baja para las tasas de interés derivadas del frente de crecimiento.

2. ¿Qué hay de la inflación? Una población que envejece también mantiene los salarios bajos a través de un efecto negativo en la productividad. Además, los altos niveles de deuda y el progreso tecnológico limitan la inflación. Así pues, el reciente aumento de la inflación es principalmente "cíclico" por naturaleza.

El experto de Nordea AM señala que desde una perspectiva descendente, la rentabilidad de los rendimientos está, por lo tanto, "limitada por los fundamentales", ya que el bajo crecimiento y la baja inflación no deberían permitirles subir mucho desde aquí. Desde la perspectiva del inversor, los niveles de rendimiento actuales presentan niveles de entrada atractivos.

Sobre la base del retorno absoluto, está claro que los rendimientos crecientes equivalen a una valoración más barata y, por lo tanto, a unos rendimientos esperados más altos. Es importante destacar que los rendimientos reales también han mejorado, a pesar del aumento de la inflación. En los mínimos del ciclo, los bonos de Estados Unidos a 2 años estuvieron en un -2,1% en términos reales. Hoy, el rendimiento real se encuentra en 0,6% positivo. Los retornos a largo plazo no han aumentado tanto. No es necesario aumentar demasiado el riesgo de duración para obtener beneficios reales positivos.

¿Y cómo les va a esta clase de activos en varios escenarios de riesgo? En primer lugar, la renta fija continúan demostrando su atractivo de activo refugio y sus puntos positivos de diversificación. Así, cabe recordar que los bonos gubernamentales estadounidenses superaron tanto al crédito como a las acciones durante las turbulencias del mercado en febrero.

En segundo lugar, incluso en un escenario de rendimiento creciente, la desventaja es limitada en términos absolutos. La rentabilidad de los bonos norteamericanos (actualmente en 2,5%) tienen que subir alrededor de 150 puntos básicos en un año antes de que los descensos de precios anulen los cupones. Se necesita una perspectiva de la FED muy dura para borrar esta capacidad expansiva, opina Bahrke, e incluso si la institución monetaria hiciera una subida agresiva, es probable que los activos de mayor riesgo "sufran aún más". Por tanto, el atractivo de refugio para la renta fija está muy vivo en estos momentos.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"