pymes

CEPYME constata la vulnerabilidad de la pequeña y mediana empresa en 2021

Durante el último trimestre del año pasado, se consolidó el empeoramiento de la deuda, la rentabilidad y los costes de esta categoría de negocios

17 DE junio DE 2022. 08:15H Pablo R. Robles

CEPYME Indicador 4T 2021

Las pymes siguen en una situación de vulnerabilidad más de dos años después del inicio de la pandemia. Así se extrae del informe Indicador CEPYME sobre la situación de las pymes. Coyuntura de las pequeñas y medianas empresas españolas. Este estudio trimestral, elaborado por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), muestra la leve recuperación del indicador que protagoniza el informe, que mide la actividad, los costes, el crédito bancario, la solvencia y la competitividad del pequeño y mediano empresariado. 

Pese a subir ligeramente con respecto al tercer trimestre de 2021, periodo en el que se alcanzó el mínimo de la serie histórica, las pymes no compensan la caída que vienen experimentando desde 2016. 

Al realizar un análisis pormenorizado de las cifras del informe, se refleja en estas que la tímida mejoría se debe a las medianas empresas, ya que las pequeñas han empeorado su índice con respecto al tercer trimestre de 2017.

Las pymes empeoran en costes, deuda y rentabilidad

Uno de los factores que explica las bajas cifras es el aumento de los costes, que subieron un 5,1% el año pasado, si no se tiene en cuenta los ERTE. Esto se debe, en gran parte, por el incremento de los costes laborales un 7,6% en el mismo periodo. Se trata de una tendencia que no muestra signos de estancamiento ya que, durante el primer trimestre, se ha acelerado el incremento de esta partida un 5,7%. Así, en este apartado del Indicador de CEPYME, las pequeñas y medianas empresas obtienen su peor puntuación desde 2010: en tan solo un trimestre, la nota ha pasado de 8,1 a 3,1. 

En el apartado de solvencia, la situación de deuda de las pymes también empeoró en 2021, llegando esta hasta el 96% de su patrimonio neto, 10,1 puntos porcentuales más que en 2020. Así, se consolida el cambio de tendencia que se produjo a inicios del año pasado, cuando aumentó la deuda del conjunto de pymes por primera vez desde 2008, año en el que esta alcanzaba el 199% del patrimonio de este tipo de negocios.

En cuanto a la rentabilidad, según el propio informe de CEPYME, se ha “desplomado” y se encuentra en niveles semejantes a los de 2016. Desde 2019, la rentabilidad neta sobre el activo ha descendido siete décimas (del 3,7% al 3%).

El descenso en todos estos indicadores, si bien se ha visto agravado por la pandemia, ya se podía vislumbrar desde 2017 y 2018, cuando los parámetros comenzaban a mostrar signos de debilitamiento. Desde CEPYME, apuntan a la escasez de ayudas directas –y a la poca cuantía de las mismas–, así como a la burocracia, como factores que contribuyen a la descapitalización del tejido empresarial español. Esta situación provoca que el tamaño medio de las empresas en nuestro país sea un 30% menor al de las grandes economías de la Unión Europea. 

Artículos relacionados

Los sueldos suben y la pequeña empresa lo teme
Las pymes dispuestas a aceptar impagos para mantener su actividad
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"