bolsas-y-mercados

Mercados Emergentes, ¿qué esperar de ellos?

Los mercados emergentes han firmado un buen primer semestre del año tanto en la renta fija como en la renta variable. Sin embargo, el recrudecimiento de la guerra comercial se presenta como un riesgo para ellos. Por eso, los países emergentes que menos afectados se vean por esta disputa, seguirán siendo buenos lugares para la inversión.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Patricia Malagón

shutterstock-1306291600_41-200292_20190808133751.jpg

2019 ha cerrado el primer semestre del año con un balance muy positivo para la mayoría de los mercados y de los activos. Después de que las bolsas y otros activos como el petróleo marcasen mínimos la última semana de diciembre, no se esperaba un buen comienzo del año. Sin embargo, todo cambió cuando la Reserva Federal dejó de hablar de subidas de tipos y comenzó a hablar de una postura más sensible con los datos macroeconómicos. Entonces, se pasó de prever dos subidas de tipos para este año a no pronosticar ninguna, ahora la posibilidad de que haya, al menos, una bajada en los tipos en el año es muy alta.

Además, hasta el mes de mayo, la guerra comercial parecía un asunto resuelto. Tanto es así que los principales medios estadounidenses trataban de poner fecha a la firma de un acuerdo entre Estados Unidos y China. Con todo ello, el escenario para el mercado era claramente alcista. Pero no solo Europa y Estados Unidos recuperaron lo perdido en el último trimestre de 2018, los mercados emergentes presentaron resultados espectaculares.

“Desde principios de 2019, cinco de los diez índices bursátiles más rentables del mundo pertenecían a Mercados Emergentes (EM). Se trata de Grecia (+38,65%), seguida de Argentina (+31,28%), Rusia (+25,85%), China (+16,71%) y Letonia (+16,11%).”, comenta Aneeka Gupta, Associate Director, Research, WisdomTree.

Lo cierto es que estos mercados no solo han tenido buenos datos en la renta variable, también lo han hecho en la fija. En general, ha sido un buen primer semestre para la deuda de los mercados emergentes, “con un índice de divisas que ha vuelto a ser superior al 11% (al 24 de junio de 2019), respaldado por las valoraciones baratas de enero y la Reserva Federal en espera. Las tasas locales también han tenido un buen comienzo de año, con una rentabilidad superior al 6% (a 24 de junio de 2019), ya que la mayoría de las curvas de rendimiento locales se suavizaron junto con los títulos del Tesoro estadounidense en un contexto de menores perspectivas de crecimiento y una fuerte tendencia a la desinflación”, señala Delphine Arrighi, manager of the Merian Emerging Market Debt Fund, Merian GI.

“La primera mitad de 2019 se puede caracterizar por un cambio gradual desde el ajuste monetario hacia la flexibilización monetaria a nivel mundial y negociaciones continuas, aunque difíciles, entre los Estados Unidos y China. Estos son dos fenómenos cruciales para los mercados emergentes, ya que los bancos centrales moderados (particularmente en los países desarrollados) significan más flujos de fondos que ingresan en los activos emergentes.”, destaca Wim-Hein Pals, Responsable del equipo de Robeco Emerging Markets Equity y gestor principal de la estrategia Global Emerging Mar

¿Qué esperar de ellos?

La fotografía del primer semestre nos muestra semejanzas entre emergentes y países desarrollados. Por tanto, el crecimiento ha sido positivo y las rentabilidades bastante altas. Pero, la pregunta más importante es: ¿qué podemos esperar a partir de ahora?

“Seguimos siendo optimistas en cuanto a las perspectivas de los mercados emergentes, aunque quizás un poco más prudentes que a principios de año.”, comienza argumentando Jared Cook, Expert Product Specialist - Fixed Income, AXA IM. Aunque la Reserva Federal ha señalado que podría estar dispuesta a recortar los tipos de interés para apoyar al mercado, “el deterioro de las relaciones comerciales entre EE.UU. y China es un riesgo material que debe ser controlado. Sin embargo, esperamos que los altos niveles de oferta de los Mercados Emergentes ayuden a producir rendimientos positivos para el resto del año. La diferenciación a través de la clase de activos sigue siendo clave, y creemos que el High Yield ofrece un valor relativo atractivo en comparación con el Investment Grade.”, añade Cook.

El asunto clave que marcará el segundo semestre se encuentra en el desarrollo de la guerra comercial. Si finalmente se llega a una tregua, los emergentes tendrán un desempeño mejor. Sin embargo, en caso de nuevas tensiones la volatilidad será la compañera de viaje de estos mercados.

“Los emergentes encuentran en el lado positivo de la balanza un impulso por parte del Gobierno chino a su economía y un debilitamiento del dólar. En el lado negativo, los riesgos están presentes. Por ejemplo, el comercio sigue siendo una fuente continua de incertidumbre y las valoraciones están cerca de los niveles históricos frente a los mercados desarrollados y puede haber riesgos de recorte de beneficios.”, comenta Stefanie Mollin-Elliot, Fundamental Analyst - Equities, Unigestion.

La falta de acuerdo comercial de aquí a finales de año “sigue siendo nuestra creencia”, afirma Esty Dwek, Senior Investment Strategist, Natixis IM. “No vemos grandes cambios en el futuro, aunque los titulares que puede generar la guerra comercial traerán algo de volatilidad. Sin embargo, el crecimiento y las ganancias deberían seguir siendo positivas, sobre todo teniendo en cuenta la postura de la Fed”.

La renta variable emergente presenta también una buena oportunidad de inversión. “Las valoraciones continúan brindando un gran apoyo a las acciones de los mercados emergentes, y esto está siendo apoyado cada vez más por una Fed más moderada y un dólar estable. En relación con los mercados desarrollados, las acciones de los mercados emergentes se negocian con parámetros de valoración de un 25 a 30% más baratos, como el ratio precio-ganancias (PE), precio-flujo de caja (PCF) y precio-libro (PB).”, comenta Pals.

¿A dónde mirar?

Hablar de mercados emergentes requiere profundizar en sus regiones, ya que dentro de ellos se encuentran los mercados asiáticos, los de Latinoamérica o los de la Europa emergente. Como es lógico, no todos siguen el mismo compás ni a todos ellos les afecta por igual la guerra comercial.

“Seguimos creyendo que América Latina ofrece las mejores oportunidades. Muchos países de la región están liderados por gobiernos con mentalidad reformista y deseosos de realizar cambios positivos en sus economías. Además, América Latina ofrece atractivos niveles de rendimiento que sólo pueden encontrarse en otras regiones si se negocia a la baja la calidad crediticia. La región también está menos expuesta al impacto de las tensiones comerciales en comparación con Asia y CEEMEA.”, señala Jared Cook.

Pero esto no significa que no haya oportunidades fuera de esta región, ni mucho menos. “Dentro de la renta variable de los mercados emergentes, Rusia y Grecia han sido los países más destacados (+30%, +28%). El rendimiento de Rusia puede vincularse a los inversores que buscan bolsillos baratos y relativamente aislados de la guerra comercial.”, comenta Mollin-Elliot.

Haciendo un zoom más grande y poniendo la vista en países concretos, las miradas de los inversores se van a dos lugares principales: India y Brasil.

Brasil

Brasil comenzó el año con optimismo tras la toma de posesión de Jair Bolsonaro como presidente del país. Sin embargo, las dificultades que está encontrando para implementar las reformas prometidas son su principal obstáculo. “Las empresas en Brasil citan la reforma de las pensiones como el eje que define el éxito político de Bolsonaro. Si es capaz de llevar a cabo estas reformas, es probable que el sentimiento mejore rápidamente, pero seguimos encontrando empresas atractivas en la región a pesar de la política. Las empresas de la cartera están impulsadas principalmente por factores ascendentes como el desarrollo del mercado de capitales, en el caso de Itaú Unibanco, uno de los mayores bancos de Brasil, la innovación financiera, como la plataforma de pagos PagSeguro, o el cambio específico de la empresa en el caso de la empresa de alquiler de equipos industriales Mills Estruturas.”, afirma Ross Teverson, Head of Strategy - Emerging Markets, Jupiter AM.

La India

La India está llamada a ser una de las grandes potencias económicas en los próximos años. “A pesar de una cierta desaceleración de los datos del PIB del primer trimestre, se espera que la actividad económica repunte en la India en el segundo semestre del año, impulsada en parte por una relajación monetaria anticipada, pero también porque las incertidumbres relacionadas con las elecciones presidenciales empiezan a desvanecerse.”, señala Delphine Arrighi.

“La India sigue siendo una de las economías de más rápido crecimiento, y la aplicación del impuesto sobre bienes y servicios en los últimos años ha sido un paso muy positivo para el país.”, comenta el especialista de AXA IM. “Un factor a favor de la India es que opera con una economía bastante cerrada, que podría proporcionar alguna protección si hay un deterioro en las relaciones comerciales mundiales.”, añade.

Con esta radiografía de los mercados emergentes, lo que parece evidente es que aquellos países que menos afectados se vean por el conflicto comercial entre Estados Unidos y China serán los grandes vencedores y los que más rápido crezcan. Si a esto se le añade un posible debilitamiento del dólar, es probable que el segundo semestre siga siendo positivo.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"